La diferencia entre NACHOS y TOTOPOS

QUE NO NOS ENGAÑEN, NACHOS Y TOTOPOS NO SON LO MISMO

¿Cuántas veces has visitado un restaurante y te han servido nachos con guacamole? Si es así, probablemente, la persona que escribió la carta confundió “nachos” con “totopos” o no se informó sobre la diferencia que existe entre ambos conceptos.

En primer lugar, cabe decir que no estaba muy desencaminado cuando confundió “nachos” con “totopos”, ya que ambos son de origen mexicano y este último es el ingrediente principal del primero.

NACHOS Y TOTOPOS: CULTURA MEXICANA

Así es, tanto los totopos como los nachos provienen de la misma cultura gastronómica: México. Al ser una de las gastronomías que más se ha extendido por el mundo en los últimos años, no es extraño encontrarlos en una infinidad de cartas de restaurantes como entrantes. Y no es casualidad, ya que pocos pueden resistirse a las delicias que esta cultura esconde.

LA DIFERENCIA

Pero, ¿qué son ambos productos? Los totopos son un alimento de origen azteca que nació como recurso para aprovechar las tortillas que sobraban o que calentaban y nadie se comía. Así es, de algo que se iba a desechar, sale un entrante o acompañamiento de lo más sencillo e increíble para complementar infinitas elaboraciones.

Están hechos a base de tortillas de maíz -nixtamalizado, en la mayoría de los casos- y, aunque en su origen su forma era distinta, hoy en día se cortan las tortillas secas en forma de triángulo y se fríen hasta que quedan doradas y crujientes.

Los totopos suelen acompañar guacamoles, frijoles y otras salsas, pero también son la base del plato que tanta confusión genera: los nachos.

HABLEMOS DEL ORIGEN…

Sobre el origen de este plato, la historia más extendida cuenta que en Coahuila, la ciudad de Piedras Negras de México, varias esposas de militares estadounidenses acudieron a un pequeño restaurante llamado “El Moderno” cuando estaba cerrado y el mesero, Ignacio Anaya, para darles algo de comer, se inventó un plato con lo que pudo encontrar: totopos y queso. Una de las mujeres, le preguntó al mesero, refiriéndose al plato: “¿Cómo se llama?”. Y el mesero, que pensó que le preguntaba por su nombre, le respondió: “Nacho”. De aquí que este plato a día de hoy se le siga llamando así.

Este plato fue aclamado tanto por los mexicanos como por los estadounidenses, hasta que ha llegado a conquistar los paladares de todo el mundo. Del mismo modo, también se han ido añadiendo ingredientes y toppings, como los frijoles, pico de gallo, carne, jalapeños e incluso guacamole.

VERSIONES

No es casualidad que los totopos se hayan convertido en uno de los snacks más consumidos del mundo, ya que incluso se vende en bolsas a modo de «patatas chip». Aunque no son los totopos originales, imitan la forma triangular característica de ellos y se asocian con la cultura mexicana.

Hay quienes cocinan nachos con tortillas de trigo, puesto que las tortillas de maíz son más difíciles de conseguir fuera de Latinoamérica, aunque cada vez es más habitual encontrarlas en tiendas especializadas en comida latina, grandes supermercados o tiendas con comida de todo el mundo, como Manjares del Mundo.

Sin embargo, el sabor tradicional de las tortillas de maíz son la esencia de ambos: totopos y nachos, por lo que sustituirlas por tortillas de trigo puede considerarse un sacrilegio dentro de la cultura mexicana.

En definitiva, los totopos son las tortillas en forma de triángulo fritas que tanto sirven para dipear, acompañar un guacamole o como base del plato de nachos. ¡A partir de hoy, ya no dudarás cuando leas estos dos conceptos en la carta de cualquier restaurante mexicano!

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin